La historia de Aries, el disco con el que Luis Miguel alcanzó la madurez y se transformó en un artista de masas
529
post-template-default,single,single-post,postid-529,single-format-standard,bridge-core-2.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-22.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

La historia de Aries, el disco con el que Luis Miguel alcanzó la madurez y se transformó en un artista de masas

Después del éxito arrollador de Romance, golpeado por la muerte de su padre y sin tener noticias de su madre, el astro mexicano se enfrentaba al desafío más importante de su carrera.

 

¿Cómo seguir después de un éxito? La pregunta persigue a todo creador que pase por el gusto de experimentarlo en un disco, una película, un libro o cualquier otra manifestación artística. ¿Caer en la tentación de repetir el truco o animarse a experimentar? ¿Hay una fórmula mágica? Las opciones son tantas como resultados y las pruebas a lo largo de la historia hablan por demás.

En el caso de Luis Miguel, el paso siguiente a Romance (1991) significó mucho más que refrendar un disco exitoso. En lo artístico, Aries (1993) fue abordado como un giro en el rumbo musical lo que significó dejar atrás un cambio de imagen. Atrás quedaba el omnipresente del traje, la gomina y el micrófono Shure: la construcción del crooner latino. Hubo que ir al fondo del ropero a buscar las camisas playeras y a lo más profundo del botiquín para rescatar los protectores solares para encarar parte del repertorio. A partir de entonces, iban a tener que convivir en su repertorio.

Pero había algo más detrás de la decisión artística y estética. También iba a ser el primer disco después de la muerte de su padre, Luisito Rey, el artífice de su carrera y el causante de varias de sus penas. Y si bien hacía un rato ya que su vínculo afectivo y profesional estaba roto, significaba de alguna manera la emancipación: con su padre muerto y sin rastros de su madre desde 1986, Luis Miguel tomaba las riendas de su vida y no hay que perder de vista que por entonces solo tenía 22 años.

La línea temporal de los ’90 en Luis Miguel, la serie se enfoca en este momento histórico. La encrucijada del artista ante un nuevo paso musical y los demonios que lo comían por dentro. La muerte de su padre, la desaparición de su madre, una ruptura amorosa y un éxito avasallante. ¿Cómo seguir después de eso? La respuesta es con un disco que rompa barreras, una vez más.